Podar los almendros: tipos de poda y consejos prácticos

La poda del almendro es una práctica agrícola necesaria para su correcto desarrollo. Existen distintos tipos de poda que permiten dar forma y mejorar la producción del fruto. Conocer el momento adecuado para podar y tener las herramientas bien desinfectadas, además de realizar cortes limpios, son consejos prácticos que aseguran un buen resultado en la poda del almendro. En este artículo vamos a explicar los diferentes tipos de poda, cuándo es mejor aplicarlos y cómo hacerlo de la manera adecuada.

Cuándo podar almendros

La poda del almendro es un proceso clave para el correcto desarrollo del árbol y para maximizar la producción de almendras. En esta sección veremos algunos aspectos importantes sobre el momento adecuado para podar, la época más adecuada para hacerlo según la zona geográfica y cuándo acometer las distintas podas en función de la edad del almendro.

Momento adecuado para podar

El momento adecuado para podar los almendros es durante el periodo de reposo vegetativo, es decir, entre el otoño y el invierno. Se recomienda observar los árboles y realizar la poda antes del comienzo del período de floración, para no interferir en la producción de la cosecha. Es importante que la poda se realice antes de que broten las hojas, ya que podar después de que hayan brotado puede disminuir la producción de almendras.

Época para podar según la zona geográfica

Según la zona geográfica, la época óptima para realizar la poda puede variar ligeramente. En las zonas más cálidas, la poda se realiza antes que en las zonas más frías. En las zonas donde las temperaturas son más suaves, se recomienda realizar la poda a finales de febrero o a principios de marzo. Mientras que, en las zonas más frías, la poda se realiza a finales de diciembre o a principio de enero.

El primer año de poda

La poda de formación del almendro se realiza durante el primer año después de la plantación. El objetivo principal de esta poda es crear una estructura de ramas fuertes y equilibradas para soportar el peso de la fruta. Para ello, se eliminarán las ramas debilitadas, mal posicionadas y aquellas que puedan dificultar la entrada de luz en la copa del árbol.

Poda en los primeros años

Durante los primeros años de vida del almendro, se deben llevar a cabo podas de formación y de fructificación. La poda de formación se hará en el segundo y tercer año, consistiendo en eliminar ramas improductivas que pueden obstaculizar el crecimiento del árbol. La poda de fructificación se realiza a los tres o cuatro años de vida del árbol, con el fin de fomentar la producción de almendras.

Poda en el cuarto año

A los cuatro años de vida del almendro, se realiza una poda para mantener su forma y equilibrio. Esta poda también se utiliza para eliminar ramas enfermas o muertas, producidas por la falta de producción de almendras en esas áreas. Además, esta poda se realiza con el objetivo de rejuvenecer el árbol y aumentar su producción de almendras.

Tipos de poda del almendro

Después de conocer el momento adecuado para podar, es importante saber qué tipos de poda se pueden aplicar en los almendros, ya que no es lo mismo podar para formar la estructura cuando son jóvenes que hacerlo para fructificar.

Poda de formación del almendro

Esta poda se realiza en los primeros años de crecimiento del almendro, ya que ayuda a crear una estructura sólida y definida que permita obtener una buena producción en el futuro. En este tipo de poda se deben prestar especial atención a las ramas principales del árbol, eliminando aquellas que no se necesiten y fomentando el crecimiento de las ramificaciones secundarias productivas. Además, es importante crear una estructura consistente que permita soportar una buena cosecha de almendras.

Ramas principales del árbol

Las ramas principales del árbol son las que se extienden desde el tronco, y son las encargadas de sostener las ramificaciones secundarias.

Ramificaciones secundarias productivas

Las ramificaciones secundarias productivas son las encargadas de producir las almendras, por lo que es importante fomentar su crecimiento y eliminar las que no sean necesarias.

Crear una estructura consistente

Es importante crear una estructura consistente que permita soportar el peso de las almendras y resistir condiciones meteorológicas adversas.

Poda de fructificación del almendro

La poda de fructificación se realiza en los árboles adultos para favorecer la producción de almendras, eliminando aquellas ramas más viejas y con menos productividad y dejando las más jóvenes y vigorosas. De esta manera, se consigue una mejor producción de almendras y se estimula el crecimiento de nuevas ramificaciones.

Poda de restauración del almendro

La poda de restauración es agresiva y solo debe aplicarse en casos excepcionales, como cuando el árbol está muy dañado por heladas o enfermedades. En este tipo de poda se eliminan las ramas dañadas y enfermas, dejando solo las más vigorosas y sanas para recuperar la salud del árbol.

También te puede interesar: Abono Casero para plantas

Poda en verde del almendro

La poda en verde se realiza en el verano después de la primera poda y consiste en quitar brotes y ramas mal formadas. Este tipo de poda ayuda a mejorar la calidad de la producción y fomentar el crecimiento de nuevas ramificaciones. Es recomendable realizarla durante el periodo de reposo vegetativo del árbol.

Consejos prácticos para podar almendros

Herramientas y materiales necesarios para podar

Antes de podar un almendro es importante tener a mano las herramientas necesarias y asegurarse de que estén bien desinfectadas y en buenas condiciones. Entre las herramientas más comunes se encuentran la tijera de poda, la sierra de poda y el serrucho. Además, se recomienda tener a mano un desinfectante específico para herramientas de poda, guantes de trabajo, una vara para alcanzar zonas altas y un recipiente para recoger las ramas cortadas. Es fundamental asegurarse de que las herramientas estén afiladas y limpias para conseguir cortes precisos y evitar dañar el árbol.

Cómo realizar cortes limpios y evitar heridas en el árbol

Para podar el almendro correctamente, es imprescindible realizar los cortes correctamente. La primera regla es hacerlo en el lugar adecuado, justo donde comienza la corteza más nueva. El corte debe ser limpio, en diagonal y nunca se debe arrastrar la sierra para evitar rasgar la corteza del árbol. Los cortes mal hechos pueden provocar heridas en el árbol, que pueden ser la puerta de entrada a enfermedades y plagas.

Eliminación de chupones y ramificaciones excesivas

Es importante eliminar las ramas que salen desde la base del tronco, conocidas como chupones, ya que suelen estar poco productivas y consumir mucho de la savia del árbol. Además, también se deben cortar las ramificaciones excesivas que impiden el desarrollo del almendro o que están en mal estado. Se recomienda hacer estos cortes de forma gradual, eliminando algunos chupones y ramas cada año para no comprometer el desarrollo del árbol de forma drástica.

Importancia de revisar los árboles y solicitar asesoramiento

Revisar periódicamente el estado de los almendros es fundamental para detectar posibles problemas a tiempo y evitar que se propaguen. Si se observa alguna rama en mal estado, es importante actuar de inmediato para evitar que cause una infección mayor. Además, solicitar asesoramiento técnico puede ser muy útil para detectar enfermedades, plagas o deficiencias nutricionales del árbol y tratarlas adecuadamente.

Productos fitosanitarios recomendados

En algunos casos, la aplicación de productos fitosanitarios puede ser necesaria para proteger el almendro de posibles enfermedades o plagas. Para ello, es necesario elegir productos adecuados para prevenir y tratar dichos problemas. Entre los productos fitosanitarios más utilizados para el almendro se encuentran los que combaten la monilia, el chancro y otras enfermedades. Es importante leer las etiquetas de los productos y seguir las instrucciones de uso para garantizar una aplicación correcta.

Preguntas frecuentes sobre la poda del almendro

¿Es importante podar los almendros?

Sí, la poda del almendro es muy importante para su correcto desarrollo y para garantizar una mayor producción de almendras. Una buena poda permite crear una estructura sólida y equilibrada del árbol, eliminar ramas enfermas y evitar que el árbol se sobrecargue.

¿Cómo se debe podar un almendro?

Depende del tipo de poda que se quiere realizar y la época en la que se va a llevar a cabo. Es importante tener las herramientas de poda bien desinfectadas y afiladas para evitar heridas en el árbol y realizar cortes limpios. Antes de empezar a podar, es necesario conocer el tipo de poda que se va a aplicar y cómo hacerlo adecuadamente.

Ramas principales del árbol:

En la poda de formación del almendro, se deben seleccionar las ramas principales del árbol y eliminar aquellas que estén en mala posición o que pudieran interferir en su crecimiento. Es recomendable que las ramas principales sean tres o cuatro y que estén distribuidas de forma equilibrada.

Ramificaciones secundarias productivas:

En la poda de formación del almendro, las ramificaciones secundarias productivas deben ser las encargadas de generar la mayor cantidad de flores y frutos. Estas ramificaciones deben ser las más vigorosas y estar distribuidas de forma equilibrada sobre las ramas principales del árbol.

Crear una estructura consistente:

El objetivo de la poda de formación es conseguir una estructura consistente y equilibrada del árbol, que permita una fácil recolección de los frutos y que evite la caída de ramas. Para ello, es importante eliminar aquellas ramas que impidan la correcta distribución de la luz y que debiliten la estructura del árbol.

¿Se puede podar un almendro en cualquier época del año?

No, la poda del almendro debe realizarse en el periodo de reposo vegetativo del árbol, lo que suele ser en invierno o en los primeros meses de la primavera. La poda en verde debe realizarse en el primer verano después de la primera poda.

¿Cómo influye la poda en la producción de almendras?

La poda adecuada permite crear una estructura sólida y equilibrada del árbol, que favorece una mayor producción de almendras. Eliminar las ramas muertas y enfermas permite una mayor aireación del árbol, lo que reduce el riesgo de enfermedades y mejora la calidad del fruto.

¿Por qué es necesario podar en verde?

La poda en verde es necesaria para eliminar los chupones, aquellas ramas que crecen verticalmente cerca del tronco y que debilitan la estructura del árbol. Además, permite eliminar aquellas ramificaciones excesivas que sobrecargan el árbol y dificultan su recolección. La poda en verde debe realizarse en el primer verano después de la primera poda y durante los primeros años del árbol.

Picture of Como plantar fácil: Luis

Como plantar fácil: Luis

Soy Luis, el capitán de esta nave verde en el vasto océano digital. Con más de una década jugando con la tierra y las plantas, estoy aquí para compartir contigo secretos de jardinería que harán que tu pulgar se vuelva más verde que nunca.

Desde que era un renacuajo, he estado obsesionado con las maravillas verdes que la naturaleza tiene para ofrecer. Mi experiencia en jardinería respalda mi misión: convertir tu jardín en un paraíso botánico sostenible.

Página del Autor

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CÓMO PLANTAR FÁCIL

Artículos relacionados